+34 941 147 653 frucosol@frucosol.com Área Privada

Aceite de oliva, girasol, margarinas vegetales, maíz, cacahuete… el mercado ofrece mucha variedad de donde elegir el aceite perfecto para preparar nuestros platos. Cada uno de ellos requiere un tipo de preparación distinto y aportan distintos sabores a los platos cocinados.

Aceite de oliva

Es el aceite básico en las cocinas mediterráneas. Sirve para cocinar, freír, dorar, aliñar los alimentos. Es el aceite más saludable que podemos utilizar en nuestra zona.

¿Cómo elegir el tipo adecuado?

El aceite se puede encontrar con varias denominaciones como aceite de oliva virgen extra, aceite refinado, aceite virgen etc. El aceite de oliva refinado suele ser más barato que el aceite virgen pero la diferencia no compensa en absoluto.

Lo grados del aceite representan el porcentaje de grasa que tiene. Al pasar por el proceso de refinamiento de elimina lo malo, pero también pierde cualidades nutritivas.

Sin duda el aceite que más nos interesa es el aceite de oliva virgen extra ya que es el más saludable que se puede encontrar en nuestra zona.

Tipo de aceituna

La mayoría de los aceites de los supermercados no mencionan la variedad de aceitunas utilizadas, pero si es posible escogerla, elige la variedad que más te guste y sepas que se adapte a tus platos. Por ejemplo, si necesitas un sabor más fuerte escoge la variedad de picual pero si necesitas algo más suave, la variedad hojiblanca es la perfecta para ti.

Aceite de girasol

Es el segundo aceite de cocinar más utilizado ya que es más barato que el aceite de oliva pero no contiene las mismas propiedades nutritivas.  Nos podemos ayudar de el para freir ya que viene sin apenas sabor y al ser menos viscoso que el aceite de oliva, dejará los productos menos aceitosos.

Después de utilizarlo se puede colar o filtrar y volver a utilizarlo.

Uno de los usos más recomendados de este aceite es para aquellos platos que requieren de un sabor neutro. Por ejemplo, la mayor parte de las recetas asiáticas requieren de un sabor neutro para guardar la esencia de su sabor original.

Otros usos pueden incluir las mayonesas vegetales u otras salsas que requieren un sabor suave para su preparación.

Aceite de coco

Este aceite aún se utiliza poco en nuestra zona. Se presenta en estado sólido a temperatura ambiente y tiene sabor a coco. Se suele utilizar para cocinar recetas típicas de otras zonas y recrear sus sabores únicos pero no es imprescindible, puede ser sustituido por un aceite de oliva suave.

Ofrece una textura más crujiente a las galletas y mejora la solidez de los bombones.

Como en el caso del aceite de oliva, nos interesa el aceite de coco virgen ya que el refinado pierde parte de sus cualidades nutritiva y culinarias.

frucosol 5:23 am